La Concentración en el Asana o en un Vinyasa

Cuando se produce  un movimiento grande del cuerpo, es altamente atractivo para la mente. Un movimiento intenso del cuerpo produce, como el efecto Venturi, una gran atracción de la mente hacia la zona corporal que se mueve. Entonces ¿qué pasa en el resto del cuerpo?

Automáticamente, cuando la mente sigue al movimiento, abandona al resto del cuerpo, que es precisamente el que debe actuar para resistir y estabilizar el ejercicio. Es lo que ocurre al acuclillarse en Utkatasana, cuando la mente sigue a las piernas y el pecho y los hombros se hunden. Es lo que ocurre en Urdhvamukha svanasana cuando la mente se va al pecho y los hombros y las piernas se giran fuera y se aflojan. Se produce el movimiento y la mente se va tras el movimiento, dejando fuera del foco de atención una amplia zona corporal.

La parte del cuerpo que resiste para equilibrar el movimiento que se está produciendo es la que pierde la tensión y la atención. Es decir, el nivel de energía y presencia de la mente se desbalancea porque el foco de atención de la mente se mueve violentamente tras el movimiento. La mente es adicta al movimiento y lo persigue, dejando de atender su verdadero deber, que es ser ecuánime y mantener su presencia en todo el asana

** Este artículo es la trasncripción de este Fragmento de Video (VER VIDEO)

CUPÓN DESCUENTO 50 USD - MEXICO

¿Quieres Conseguir este Cupón de 50 USD de Descuento para el Curso de Yoga Terapéutico de TEPOZTLÁN – MEXICO?

Sigue estos pasos:

  1. Envíanos un correo con el ASUNTO: QUIERO CUPÓN 50 USD – TERAPÉUTICO MÉXICO
  2. Envíalo a esta dirección: nexo (arroba) nexoyoga.com
  3. Déjanos tu nombre completo y el correo electrónico donde quieres que te enviemos las instrucciones.

NOTA: Los cupones son limitados, y vencen el 31 de agosto.

NAMASTE

Cuando se deshace una postura, la tendencia de la mente es soltar al cuerpo violentamente. Se va, muchas veces dejando al cuerpo en una posición inestable. Esto es una clara huida a la permanencia, al esfuerzo sostenido. Es decir, una huida de la concentración. Ya lo hemos hablado en otros momentos. Falta ecuanimidad, bramacharya, como base de la concentración.  Entramos a la postura con toda la atención del mundo y salimos de la postura como si estuviéramos lanzando el cuerpo. ¿Se dan cuenta cómo los alumnos salen de las posiciones?, ¿cómo entran a la postura y cómo salen de la postura? Eso les habla de la actitud de la mente. La mente está muy atenta al entrar y completamente dispersa o huyendo del cuerpo al salir. Ahí, en el momento de máxima tensión de la mente, cuando están a punto de salir, es cuando hay que aplicar el máximo esfuerzo de atención. No dejar que la mente salte. Hay que llamar la atención del practicante ahí, para modificar el comportamiento. Hay que evitar los movimientos mentales violentos.

Cuando hacen un Vinyasa es lo mismo. La mente quiere saltar instantáneamente de una postura a otra. Olvidar violentamente una por pasar a la otra. Es como si ya la primera postura no importase. Un vinyasa es el paso gradual de un asana a otra y es precisamente una prueba de lo anterior. Es un excelente pretexto para desarrollar un movimiento gradual, parejo y ecuánime de la mente y el cuerpo, que transforma un asana en otra. Los saltos y vacíos de consciencia denotan impermanencia y desconcentración. En otras palabras, inmadurez de la consciencia en el ejercicio.

Esto es, por supuesto, independiente de las cualidades y facilidades físicas que pueda presentar el practicante. Entiendan que una cosa es fuerza, elasticidad, equilibrio e inteligencia corporal (entrenamiento del sistema sensitivo motor y psicomotricidad) y otra es concentración (capacidad de permanencia de la mente en un área, objeto o proceso determinado) y ecuanimidad. Las primeras suelen confundirse con el objetivo de la práctica de asana y vinyasa, mientras que son solo el principio y la base sobre la que se desarrollarán las otras.

Así, teniendo un entrenamiento físico adecuado, la mente tiene un escenario donde sostenerse y desarrollar ecuanimidad y concentración. Aunque la concentración en este nivel sea aún dependiente del esfuerzo del cuerpo, es un requisito fundamental para el desarrollo de la práctica profunda (antaranga sadhana) que más adelante desarrollará el practicante.

¿Te has Planteado Seriamente llegar a una Práctica Profunda?

COMPARTE TU EXPERIENCIA