Artículo 1 – ¿Soy un profesional o un aficionado?

La psicología de un profesional moderno del yoga.

A menudo me vienen a la mente mis primeros momentos en la enseñanza del yoga. Me asaltaban mil dudas y no dejaba de pensar que necesitaba un montón de información más, que necesitaba más base, más experiencia de práctica, más seguridad, más… en fin, muchísimos “más”.

Apasionado por el resultado que la práctica de esta maravillosa disciplina estaba dando en mi cuerpo y en mi mente, mi corazón deseaba compartirlo con todos aquellos que pudiesen beneficiarse de mi “pequeño logro”. Así que en medio de la universidad en la que estudiaba comencé a dar mis primeras clases, o debería decir, compartir mis primeras experiencias.

Por supuesto que todos los que iban al principio eran mis compañeros más íntimos y la gran confianza entre nosotros suavizaba mi inseguridad, pero aun así, una parte de mí se mantenía tensa y era muy difícil fluir y disfrutar del momento.

Allí comenzó un largo camino para mí, en el que aun la evolución de esa relación que lleva mi mente con la enseñanza no ha cesado. Al margen de que la mente teme todo lo que es nuevo (o al menos una parte de ella) es bien cierto que cuando madura una acción en nuestro interior, se desborda y encuentra la forma de materializarse a nuestro alrededor. Así que acepté el reto que la vida me trajo y mientras compartía lo que conocía con mis compañeros, fui encontrando la paz en el contacto con cada uno de ellos y en lo que ellos poco a poco lograban. Sus pequeños pasos eran mis grandes alivios, que me alentaban a continuar y revisar una y otra vez aquello que no comprendían o que sencillamente no les aplicaba correctamente debido a mi inexperiencia.

Comparto este pasaje de mi vida porque sé que muchos de ustedes han pasado o están pasando por la misma situación de decidir si es el momento de comenzar a enseñar o no. A lo largo de mi carrera como profesor de yoga he visto personas con buena formación comenzar a enseñar y experimentar exactamente la misma inseguridad y la misma tensión. Esto se debe a que el yoga es más bien una ingeniería que una ciencia. Es decir, que aunque tengas las fórmulas claras, solo serás bueno cuando sepas aplicarlas, cuando sepas ajustarlas a los casos reales, que dicho sea de paso, ¡son todos distintos!

Mientras estamos en esa fase “larval” lo más lógico es que las clases se den sin cobrar, pues está claro que es el profesor el que está siendo ayudado por sus alumnos y no al revés; está adquiriendo la fuerza y la certeza de lo que está correctamente aplicado (no solo correcto en teoría para un alumno ideal). En realidad, se está formando como docente. Además, la tranquilidad de que las clases sean gratis evita la posibilidad de reclamaciones en caso de que se haya explicado algo erróneamente. La honestidad y la confianza con los primeros alumnos será la principal protección del profesor novato. Así pues, me apliqué esa idea y di un par de años de clases “gratuitas” gracias a las que obtuve la tranquilidad y la seguridad necesarias para crecer como profesor.

Espero dejar clara con esta introducción lo importante que es para mí la relación de la psique del profesor con su “suficiencia” a la hora de abordar una clase de yoga, sin importar el grado de preparación y títulos o certificaciones que tenga; lo importante que es dimensionar correctamente los alumnos a los que se podría dar clases según el conocimiento que se tiene, para evitar la inseguridad y la improvisación a ciegas.

Así, una de las primeras capacidades de un profesional que debería desarrollar un profesor novato es el poder decir: “yo no estoy cualificado para atender este caso”  sin importar si son gratis o no sus clases. Esto acotará su responsabilidad y sobre todo le dará seguridad al alumnado al ver que su profesor sabe distinguir sus propios límites (elemento fundamental de yama por otra parte, el no mentir, pero eso es materia para otro artículo).

Al tiempo que todo esto sucede, por regla general un ardiente practicante de yoga que se quiere entregar a la enseñanza conoce las características de una acción yoguística: tapas, swadyaya e ishwara pranidhana ¹. Sabe, como me imagino que ustedes sabrán también, que estas características no solo son válidas para la práctica sino que además lo son para la enseñanza. Así que mientras se aplica con atención a la clase que da, estudiará cada caso que le llega y entenderá paulatinamente las materias en las que debe formarse para dar frente a los casos que ha tenido que desechar por no estar a la altura de admitir en su clase. La vida continúa y tarde o temprano volverán a aparecer alumnos con la misma tipología cuando ya sea el momento de decir: “sí, sé como enseñar a este alumno” y realizar lo que al principio era imposible.

Este es un momento mágico para el profesor, que ya no tan novato, profesor-yogacomienza a hacerse de un bagaje de experiencia cada vez más amplio y de muchos alumnos, que aunque no sean constantes, tienen confianza y seguridad en sus clases. Este es un buen momento de la enseñanza. Aquí se comienza a disfrutar con más tranquilidad.

Ahora llega el meollo de este artículo: ¿en qué momento nos planteamos si somos algo más que un aficionado compartiendo nuestra experiencia con otras personas?

Generalmente suele surgir del tiempo creciente que se emplea en yoga, o de la creciente demanda de sus clases, del creciente alumnado, de oportunidades económicas o profesionales y de formación que aparecen en la vida. Pero como sabrán, estos son solo los detonantes. Son los pretextos que nos hacen “subir un nivel” en nuestra escala docente, pero no garantizan que habiendo tomado la decisión de ir más allá, seamos profesionales. ¿Qué es entonces un profesional del yoga, según el estándar de NEXO YOGA?

Nosotros creemos que un profesional del yoga:

  1. Tiene un nivel de práctica personal que supera ampliamente la capacidad de precisión, percepción e integración de sus alumnos.
  2. Ha realizado en su cuerpo y en su mente todas y cada una de las instrucciones que usa en sus clases.
  3. Tiene una base sólida de anatomía, fisiología, psicología y filosofía que sustentan cada una de sus instrucciones, o sea, no enseña dogmas.
  4. La forma en que observa yama y niyama como practicante equivale a la que observa como profesor. Es decir, a través de la observación, estudio y comprensión de sus límites propios ha llegado a entender las limitaciones de sus alumnos y trabaja en ellas de la misma forma que en las suyas.
  5. La disciplina de su práctica y su enseñanza están unificadas. O sea, sus clases son el fiel reflejo de su práctica. Están vivas, evolucionan día a día, transmite a sus alumnos la energía que recibe al practicar.
  6. Entrega en sus clases un valor superior al tiempo, la energía y el dinero que sus alumnos emplean en acudir a ellas.
  7. Tiene una relación correcta con el dinero. Sabe poner “precio” a sus clases, observando siempre el punto anterior.
  8. Ha logrado o planifica tener o alquilar un espacio propio (o asociado con otros profesores) dedicado al yoga. Un centro de yoga.
  9. Ha hecho o está en vías de hacer del Yoga su medio de vida, su profesión. O sea, ha logrado o planifica sustentar económicamente su vida en lo que recibe de su docencia.

Si leen atentamente la lista anterior, enseguida verán que los primeros puntos son desarrollados en la preparatoria inicial de la docencia. Ajustar la práctica a las necesidades de la enseñanza es la tarea diaria que el profesor principiante aprende a hacer y de esta difícil tarea surgen poco a poco y muchas veces en el mismo orden en el que están, los 6 primeros puntos.

Estos 6 puntos responden a la definición de buen profesor de yoga, pero aun no llegan a nuestra definición de profesional. Aun cuando el profesor cobra sus clases observando el punto 6, la tarea de ajustar correctamente su precio (cosa que desarrollaré ampliamente en artículos posteriores), la de crear un espacio dedicado a la práctica, el estudio y la enseñanza del yoga y la de hacer que su entrada económica lo sustente, son definitivamente su coronación como profesional.

Así nuestro profesor novato e inseguro, a través de una evolución continua, recibe la seguridad y la experiencia necesarias para ajustar su práctica a su enseñanza y luego su enseñanza a su estilo de vida. A través de un ajuste de su relación consigo mismo, con sus alumnos y con la sociedad y sus necesidades (marketing, dinero, local propio, etc) manteniendo sus principios de yogui férreos.

Viendo ahora más claro el punto en el que cada uno de ustedes está, la próxima pregunta es:

¿Es fácil y factible realizarme como profesional del yoga si ya tengo los 6 primeros puntos logrados?      

Aquí hay dos cosas que he experimentado en carne propia y saber una vez más les dará el empujón que necesitan:

  1. Los 6 primeros puntos son mucho más complejos y llevan una preparación mucho mayor que los 3 que faltan.
  2. El momento actual que vive el mundo es perfecto para el desarrollo de una actividad profesional de yoga. La necesidad latente de la sociedad no solo es grande sino además creciente. Por esto es perfectamente viable convertirse en un profesional si ya se es un buen profesor.

Aprendiendo a leer estas necesidades sociales y amoldando las clases y talleres que se den a estas necesidades, harán del profesor un profesional actualizado y vivo capaz de vivir del yoga, por el yoga y para el yoga. Esa es nuestra opinión en Nexoyoga y si te lo planteas realmente como meta, ¡podemos acompañarte!

Namaste!

47 Responses to “Artículo 1 – ¿Soy un profesional o un aficionado?”

  • nexoyoga

    nexoyoga

    Déjanos tus comentarios. Compártenos ABIERTAMENTE tu punto de vista sobre este artículo.

    • Enrique Rubio Cano de Lares

      Enrique Rubio Cano de Lares

      ¡Hola! En primer lugar, gracias por este estupendo artículo. Yo que llevó dos años impartiendo clases de yoga puedo asegurarte que me identificó con muchas de las cosas que comentas en este artículo. La inseguridad, la tensión que aún me genera enfrentarme a una clase, la incertidumbre… son los compañeros de viaje de quiénes comenzamos a impartir clases. Con vuestra ayuda, espero abandonar pronto este equipaje, a veces tan pesado.
      Namasté.

      • Jose Antonio Cao

        Hola Enrique. Como habrás leído conozco esas sensaciones de tensión e inseguridad. Por eso el artículo octavo del apartado de psicología del alumno y el profesor, lo he dedicado completamente a eso. Es una clave fundamental para la evolución del profesor que comienza. Ya lo verás. Espero lo disfrutes.

  • maria teresa galende gullon

    maria teresa galende gullon

    Hola¡¡ Llevo algunos años impartiendo clases de yoga, y en cada clase que realizo adapto mis conocimientos a la práctica que aplico, aunque bien es cierto que a veces hay personas con ciertas necesidades que mi práctica no logra cubrir con lo que se.
    He aprendido a ser honesta conmigo misma y he de reconocer que el ego juega un papel muy importante pues si al principio piensas que sabes más que ellos y yo creo que es a través de ellos como se va aprendiendo.
    Personalmente estoy de acuerdo con todo lo que indicas y si quiero dedicarme por completo a esta docencia, por eso realizo cursos de yoga, con todas sus ramas pero a mi lo que más falta me hace es más conocimiento y saberlo aplicar del punto 3. Aunque sinceramente, van todos ligados. Otra cosa importante para mi es el concepto de cobro que esperaré a que el tema a tratar sea este.
    Me gusta mucho lo que recibo de este curso, voy despacio pero me ayudas mucho a avanzar. Estoy contenta de haberlo hecho. Gracias

  • JUANFRAN CANTOS UBEDA

    Honestamente gracias. Me siento acompañado y comprendido, ahora yoga.

  • Diego Javier Perez Chiteri

    Hola!! Comparto plenamente las ideas expresadas en el artículo.
    Hace unos 10 años que me dedico a la práctica y enseñanza del yoga.
    Estoy convencido y esta fue mi experiencia, que cuando alguien descubre y lleva adelante la actividad que a uno lo apasiona, la energía es inagotable y esto permite no sentir esfuerzo en estudiar, practicar, etc. El tiempo y el dinero invertido se hace con gusto y sin esperar nada a cambio.
    Esto lleva a que uno con el correr del tiempo vaya sintiéndose cada vez más preparado para ayudar al otro a través de las prácticas de yoga.
    El poder vivir dignamente de dar clases de yoga es el resultado del camino transitado, primero hay que saber entregarse sin especulaciones.
    Comparto que estamos en un momento en donde la sociedad en general acepta como positiva las prácticas de yoga y hay que estar preparados para dar respuesta.
    Hoy en día hay mas accesibilidad a la información y aprendizaje del yoga que años atrás. Aprovechémosla !
    Saludos.
    Diego . Argentina

  • Marcela Hoffman

    Marcela Hoffman

    gracias por el articulo, en mi caso fueron mis profes que me dejaron a cargo de sus cursos o sea que fui profesora de mis compañeros primero durante largos periodos, por temporadas hasta que forme mis propios grupos, ahora transito entre sus reemplazos y afianzarme por mi cuenta pero ya no realizo otro trabajo que no sea relacionado con el yoga con el estudio y la profundizacion,
    muy motivada con el curso GRacias, me mola mucho que todos comentemos!!.

  • Auromilia Pereira

    Auromilia Pereira

    Definitivamente, como dices; el yoga es mas una INGENIERIA que un arte. Creo que se necesita de una vida para desarrollar los primeros 6 pasos, un trabajo continuado, con disciplina, con conviccion, y para lograrlo hay que caminar por el “filo de la navaja”…donde las atracciones y tentaciones del mundo exterior estan por todos lados ya que vivimos inmersos en sociedades complejas. Podemos lograr grandes avances y por eso me motive a estar en este curso, que dicho sea de paso: LO ESTABA ESPERANDO desde hace tiempo! GRACIAS.Tenemos que comenzar siendo sinceros con nosotros mismos y hacer nuestra aquella frase famosa de Socrates: “solo se que no se nada” abriendonos a recibir, procesar y que nos transforme todo aquello que desde ahora en adelante nos sirva para lograr el objetivo que nos estamos proponiendo SER verdaderos ejemplos de Profesionales del YOGA . He trabajado como Failitadora de Yoga (no me considero profesora) durante varios anos, y he sentido esa falta de bases solidas en la parte de la anatomia, psicologia, fisiologia…etc. de que habla Jose. En mi caso, nunca me dedique exclusivamente a esta actividad pero siento que llego el momento, es lo que mi ser me pide. Un abrazo para todos y todas (disculpen la falta de acentos….)

  • María José Lozano

    Namaste
    Tan solo llevo 4 años enseñando Yoga; el término maestra me viene enorme, ni en sueños me atrevería a adjudicármelo.
    Me identifico mucho con lo que cuentas; yo sigo sintiendo que me faltan muchos, pero que muchos más de todo.
    Tus palabras me animan, sobre todo en un momento en el que estoy planteándome dejar la docencia del Yoga ya que para sobrevivir debo realizar otro tipo de trabajos.
    Gracias.

    • Jose Antonio Cao

      Muchas gracias por tus palabras María José. Esperamos acompañarte en tu crecimiento como profesora-profesional del yoga y también esperamos crecer todos contigo. Un saludo!

  • mayuraes

    mayuraes

    Creo que si no te planteas, tu enseñanza como tu la describes jose no eres profesor de yoga eres un vende motos de esos que por desgracia han empezado a aparecer ahora que nos hemos puesto de moda, personas que nunca han practicado, que no han leido un libro sobre yoga y que en un curso de fin de semana salen “capacitados” para dar clases. Por mi parte intento leer, practicar, estudiar todo lo que puedo, por que adoro el yoga y creo que si te pones a transmitirlo tienes una GRAN RESPONSABILIDAD, por que la gente que se acerca al yoga por primera vez tu eres la primera impresion que se van a llevar sobre ello, asi que deberiamos intentar que fuera la mejor dentro de nuestras posibilidades.

    Auromilia me ha encantado tu descripcion de facilitadora y no profesora.

    un saludo a todos.

    • Jose Antonio Cao

      Pues sí Mayuraes, es exactamente como dices. Por eso, nuestro proyecto contempla que la masa de profesores que se reciclan y se preocupan porque su práctica y su base de conocimientos se actualice y se desarrolle, crezca lo suficiente como para educar a las poblaciones en lo que es la correcta enseñanza del yoga. Así sabrán elegir un buen profesor y de esa forma evitaremos que gente sin formación ni escrúpulos lesionen y engañen a sus alumnos, creando imágenes erróneas de nuestra disciplina. Gracias por escribirnos. Un saludo y nos vemos el viernes!

  • Marcela Hoffman

    Marcela Hoffman

    si, meta planteada.y lo veo muuy factible,,.acompañenme..
    tengo algunas cuestiones particulares para plantearte al respecto, pero es por aqui? o he de pedirte tutoria? gracias y hasta el viernes!

    • Jose Antonio Cao

      Hola Marcela! Felicidades por tu decisión. Como aun estamos empezando, debemos organizarnos. Por eso la vídeo-conferencia del viernes no solo servirá para dar conclusión y resumen al trabajo del mes sino también para dejar clara la dinámica y organización de este proyecto con respecto a la interacción de ustedes. como se dijo en la vídeoconferencia introductoria, puedes pedir tutorías privadas conmigo pero creo que en este caso si es solo para plantear dudas iniciales puedes escribirnos al mismo correo de contacto de clases-yoga. Con gusto te respondemos. Un saludo

      • Marcela Hoffman

        Marcela Hoffman

        hola,, mi duda esta planteada ya en el correo. perdon por la insistencia. me interesa tu opinion y consejo . gracias!

        • Jose Antonio Cao

          Hola Marcela, a raíz de tu correo y de varios comentarios hemos decidido cambiar el orden de los artículos de psicología de la enseñanza, poniendo “La relación del profesor y el dinero. El eterno problema de poner precio a las clases” como artículo para marzo, dejando el de marzo para abril. En esta semana lo publicamos y responderé directamente todos los comentarios al respecto, que ya son varios. Gracias por tu paciencia. Un saludo.

  • Lilian Rodriguez

    Hola Jose!! bueno en lo personal me estas delimitando y organizando en lo que es el camino del yoga hacia una profesion de futuro con esta perspectiva evolutiva de un mayor crecimiento!!..con respecto a todo lo expuesto siento inseguridad, nerviosismo , planifico mis clases y no he podido terminarlas tal cual porque siempre me pasa o que no me dan los tiempos,o que las personas les cuesta tal o cual asanas y modifico para poder seguir adelante con la clase..y entre los nervios y esos cambios ,me da mucha mas inseguridad..porque asi como tu comentas son personas que conozco y hay ,ademas, afecto que bueno, me hace sentir el doble de responsabilidad y crea un mayor cuestionamiento con respecto a como les voy enseñando y transmitiendo el conocimiento del yoga..
    Infinitamente agradecida por tu generosidad ,de contar contigo desde ese lado.
    Namaste!!

    • Jose Antonio Cao

      Hola Lilian! Ese es el camino que casi todos hemos seguido. Al principio hay que lidiar con esa inseguridad, pero el equilibrio entre el coraje de poder continuar con la enseñanza pese a este lastre y la prudencia de no sobrepasar nuestros límites, termina dando sus frutos. Esa es mi experiencia y si continúas con nosotros seguro que te abrirás camino. Un saludo

  • Lucia Marília de Faria Lila

    Lucia Marília de Faria Lila

    Oi José Antônio, muito obrigado pelo seu artigo, fiquei muito encantada com sua vivência no início do yoga e não e diferente do que estou a passar. Estou dando aula na UFMG (Universidade Federal do Estado de Minas Gerais) como professora substituta, mas me falta segurança e confiança e mesmo assim aceitei este desafio mesmo as aulas sendo gratuitas pois faz do meu crescimento como professora.
    Depois deste artigo fiquei mais confiante porque não é uma insegurança só minha e com você tenho muito a aprender porque estou entusiasmada de ser grande o suficiente para aniquilar todas as minhas dificuldades. Como se diz lembre-se : a pessoa só aprende a nadar entrando na água e que aprendemos a ensinar a cada aula, a cada aluno novo, a cada dificuldade. Tenho plena certeza de que meu dharma e ser professora pois quando o dharma e seguido o karma produz crescimento.
    No mais fico agradecido pelo seu empenho e sei que só tenho a crescer com seu conhecimento.
    Com relação a primeira seção da conferência sobre nexus yoga infelizmente não posso participar pois estou em um local isolado onde não conecta internet e para que eu não fique desatualizada, solicito a possibilidade de me enviar o conteúdo deste.
    Tenha um ótimo dia.
    Nanaste!

    • Jose Antonio Cao

      Hola Lucía. Gracias por estar con nosotros! Espero nuestros contenidos te sirvan. No te preocupes por no estar presente en las masterclass. Siempre se graban y se publican en la página de nexoyoga para todos los miembros que no pudieron estar en vivo. Un saludo.

  • Vivian Argilagos

    Vivian Argilagos

    Me gusta mucho el artículo, me falta mucho para este nivel, pero aspiro llegar. me gusta la sinceridad de tus palabras y me gusta la apertura y honestidad de los comentarios de los instructores que recibimos este aprendizaje, gracias a todos, me siento muy complacida de estar en este camino.
    Gracias José Antonio.

  • Alcira Perteagudo

    Alcira Perteagudo

    Querido Antonio, antes que nada gracias por el material. Tengo muchos años dando clases de Yoga y me identifico totalmente con las etapas que describís. En mis comienzos sentí inseguridad, miedo y hasta dejé de dar a algunos alumnos por no sentirme capacitada para ayudarlos. En los años siguientes y hasta hoy me he dedicado a estudiar mucho, siempre me encuentro descubriendo en mi práctica personal algo nuevo y eso hace que mis clases se renueven constantemente. El encuentro con tu enseñanza me ha maravillado porque ordena y aporta la profundidad que estaba necesitando. Hay en lo que acabo de leer un punto principal que ha hecho sobresaltar a mi corazón y es la última oración. Que mi enseñanza se adapte a las necesidades sociales actuales de mi entorno, me entusiasma y siento que llegó a mi vida en el momento justo: GRACIAS!!! seguiré aquí, asimilando cada una de tus enseñanzas…

    • Jose Antonio Cao

      gracias Alcira por escribirnos. El punto más importante de nexoyoga es nuestro unión. Todos ustedes junto a nosotros y la sinergia que surge de todos nuestros comentarios e inquietudes. A medida que avance el programa y ajustemos todo el sistema, esta herramienta será cada vez más hecha para nosotros. Gracias por participar. Un saludo.

  • Rosa Ochoa

    Rosa Ochoa

    Mi experiencia con el yoga es muy limitada tanto como practicante como facilitadora* de yoga, apenas del 2006, y continuo adelante gracias a buenos comentarios de amigos y personas con las que he interactuado en yoga, aun así tengo altas y bajas porque siento gran responsabilidad al estar frente a personas que confían en mi para guiarlas en su practica, al leer el articulo sentí como si describieras lo que siento, por eso me atreví a entrar Nexoyoga. Bendiciones!!!

    * termino de Auromilia ( me gusto)

    • Jose Antonio Cao

      Hola Rosa. En esta línea de artículos se toca precisamente poco a poco y en más profundidad este tema. Es el día a día del profesor en su camino hacia la profesionalidad. Sigue con nosotros y te acomnpañamos!

  • Stelamari Mujica

    Muchas gracias Josè Antonio por compartirnos tu visiòn,La siento realmente esclarecedora, y me anima a seguir màs segura y màs acompañada con tus orientaciones y todos los compañeros que participan de NexoYoga.
    Todo lo que has expresado del proceso hacia la profesionalizaciòn es asì. Gracias !Namastè

  • María

    Hola Jose. Por muy diferentes motivos me siento muy reflejada en tu artículo.
    Esa inseguridad se mezcla con una necesidad inexpllicable por querer “acompañar” (y no enseñar) a los alumnos, porque, en realidad, son ellos, como tú bien dices, los que cada día te aportan algo.
    Por otro lado, llevo sin dar clases desde 2011 (por motivos de salud). Asi mismo, tampoco he recibido, pero no por ello he abandonado mi pràctica personal, ya que la he ido adaptando a la situación (al encontrarme con etapas en las que no podía practicar y etapas en las que comenzaba de forma paulaltina, pero te aseguro que con muchas ganas).
    Esta “desconexión” hace que se añada cierta incertidumbre en esta fase de la enseñanza (aunque no motivación) que, muchas veces, se traduce en pensamientos de “inmadurez”, porque crees que con esa desconexión has perdido “ese derecho” a posicionarte en esa noble categoría de “trasmisor de la enseñanza”.
    Te cuento esto para decirte que, pese a este pequeño “vacío”, me siento con muchas ganas para emprender este proyecto, y quiero que sepas que me has infundio mucha fuerza, la cual me ha hecho no perder esa pequeña ilusión, que creo que tenemos todos, para comenzar este camino por solitario (en el sentido de tener nuestro propio Centro). Por ello espero seguir teniendo tu compañía.
    Gracias por tu grandeza.
    Un saludo.

    • Jose Antonio Cao

      Hola María! Me emocionan tus palabras. Solo por mantener encendida la chispa de esa ilusión en un solo profesor, ha valido la pena todo este proyecto. Por personas como tú tengo fuerzas para dar lo mejor cada día y hacer de este espacio un buen soporte para todos los que vivimos o nos aficionamos a la enseñanza del yoga. Cuenta conmigo y con el equipo de nexoyoga para continuar tu camino. Te acompañamos!

  • Laura Longhino

    Laura Longhino

    Querido Antonio, gracias por tu artículo y también gracias a todos los compañeros por sus comentarios… no es mucho que doy clases y siento que siempre aprendo de los alumnos… y sigo insegura, estudiando y avanzando de a poquito cada día lo mismo que con mi práctica personal.
    Este proyecto se me hace maravilloso, me siento acompañada y me da mucha seguridad tener un espacio en el cual manifestar mis dudas y ver que no estoy sola.
    Este camino no se me hace nada facil pero ya he tomado la valentía de escogerlo como estilo de vida tomando decisiones que en otros momento para nada hubiera podido…así que gracias por tu entrega y tu generosidad tan motivadora. así que a seguir estudiando y practicando!
    Namasté
    Laura

  • Patricia-Ruben Esquer Ruiz

    Patricia-Ruben Esquer Ruiz

    Hola Jose! Recién estoy comenzando a aplicar nuevos puntos de vista, correcciones y enfoques en mis clases y ya he recibido comentarios por parte de mis alumnos agradeciéndome el trabajo que realizo. Eso me anima mucho, porque hasta el momento, al igual que algunos compañeros de Nexoyoga comenzaba a estar un poco perdida y necesitada de un programa serio que me acompañara en este camino de crecimiento, para poder transmitir una enseñanza del yoga perfectamente equilibrada. Gracias por los artículos, los vídeos y tus consejos, Por instarnos a plantearnos nuevas metas y a que revisemos seriamente nuestra práctica y nuestra enseñanza. Gracias de nuevo. Om Shanti. Namaste!

    • Jose Antonio Cao

      Gracias por tu feedback Patricia! Nos alienta saber que nuestro trabajo llega a los alumnos de nuestros miembros. por estos testimonios estamos seguros de que vamos por un buen camino. Un saludo!

  • Diana Luengas

    Diana Luengas

    Hola a todos, cada día me siento más feliz haber tomado la decisión de pertenecer a esta gran comunidad para profesionales del Yoga. Este artículo me habló directamente con respecto a un caso que tengo de una alumna con un posible caso de autismo (en grado leve), cuando menciona Jose que debemos estar en capacidad de rechazar esos casos hasta estar preparados para asumirlos. Sobre este caso, formulé ya mi pregunta en otra sección de este sitio y agradezco las respuestas y orientaciones que me brinden. La verdad, aclaro que sí manifesté a mi director en el club que no me sentía en capacidad de asumir esa clase, pero a veces pasa que las circunstancias pesan y prácticamente se me indicó que era mi deber estudiar para impartir esa clase. Siendo así, la tomé como una hermosa oportunidad y ando buscando información acerca de ese transtorno. Además, siento que si la vida me puso ahí es por algo y espero responderle de la mejor manera con el espíritu de servicio y el agradecimiento que tengo por la oportunidad de ayudar. Gracias por la atención y comentarios. Bendiciones.

    Diana L.
    Bogotá, Colombia

    • Jose Antonio Cao

      Hola Diana! Gracias por tus palabras! Te respondí sobre el caso de tu alumna. Danos feedback cuando apliques lo que te recomendé. Un saludo.

      • Diana Luengas

        Diana Luengas

        Hola Jose, gracias, he revisado mi correo e incluso el spam pero no me aparecen tus recomendaciones, me podrías indicar qué día me lo enviaste? Bendiciones. Mil gracias.

        • Jose Antonio Cao

          Hola Diana. Perdona la tardanza de esta respuesta. Es muy importante que tu alumna reciba un diagnóstico de su psicólogo o médico. Podemos intuir sus necesidades pero es necesario que un especialista nos guíe para no errar aplicando secuencias o ejercicios que no le funcionarán o entorpecerán aun más.
          Según cuentas, su tono muscular es relativamente bajo y su elasticidad es alta. Es obvio que su impermanencia en el ejercicio físico (la falta de sostén del asana) es una proyección de su falta de concentración “hacia objetos externos” pues no sabemos si en su interior sostiene la atención o no.
          Yo comenzaría aplicando vinyasas sencillos como el Suryanamaskar I y así, mantendría su atención en un movimiento en vez de un ejercicio “más estático” como un asana. Así le será más fácil sostener la atención y se irá familiarizando con las asanas que conforman el vinyasa.
          Aplícalo y escríbenos de nuevo con tus impresiones.
          Un saludo!

          • Diana Luengas

            Diana Luengas

            Hola Jose, muchas gracias por tus recomendaciones. Para retroalimentar este caso paso a comentar mi experiencia, con el ánimo de que pueda servir a otros profesores. En primera instancia, como te decía, el diagnóstico es claro para la familia de mi alumna pero lo han querido mantener en reserva. Yo presumo por su comportamiento que se trata de un autismo leve. Sinembargo, apliqué tu sugerencia con vinyasas sencillos como Suryanamaskar, pero aún así no logré que se concentrara lo suficiente. Opté por continuar pero aplicándolos como en una clase para niños (aunque mi alumna ya tiene 18 años), es decir, inventando historietas, aludiendo a cuentos con las posturas de los animales y acudiendo a su imaginación. Y para mi sorpresa, ha sido un método muy exitoso, pues por fin he logrado que se concentre y desarrolle la clase. Ella misma me lo ha agradecido. Otra cosa muy importante para anotar es que ella busca el contacto físico, por lo que veo, su trastorno la lleva a ser muy kinestésica y busca el apoyo y el contacto con manos y pies. Y yo, como su instructora, he decidido brindarle este contacto. Esto también le ha dado más confianza en los ejercicios y más concentración. La respiración, sinembargo, sigue siendo agitada. Bueno, esta es mi retroalimentación con el deseo de enriquecer esta comunidad de profesionales del yoga. Gracias.

          • Jose Antonio Cao

            Gracias Diana! Tu caso nos servirá a todos. La respiración inquieta aun se mantendrá durante buen tiempo, pues no es fácil para una persona así conciliar la estabilidad entre su mente y su cuerpo en un asana. De todas formas tu esfuerzo es admirable. Un saludo.

  • Guglielmino Olga

    Guglielmino Olga

    Muy claro el artículo. Gracias. Para quienes estamos estudiando sin dar clases aún, nos es de mucha uitlidad toda la información presentada. Estoy muy entusiasmada con los módulos de nexo Yoga.
    Deseo poder estar a la altura para completar el recorrido. Gracias por la seriedad y compromiso puesto de manifiesto en cada publicación.

  • Carolina Guerra Peri

    Aquí URUGUAY..debutando en éste sorprendente programa!!
    al sur de América,del sur.
    Bendiciones a los creadores!!
    Los encontré de milagro..y apenas escuché,quedé prendida.
    Soy “Instructora aficionada”..con algunos años de práctica.
    Hize 2 formaciones en hatha yoga,una en 2004 y otra en 2014..
    descubrir ésta posibilidad de ser ayudados,para convertirnos en profesionales, es algo que me entusiasma y me emociona.
    El diseño del programa,la profundidad y el respeto con que se ofrece,es lo más valioso que he visto hasta ahora.
    Como bien dice Jose,la información abunda..pero indigesta.
    Cuán necesario es,volver a los detalles y saborear cada experiencia!
    Soy ama de casa,esposa,madre de 3 adolescentes..,dibujante y co-creadora de un centro ecológico cultural barrial,donde difundimos y promovemos en salud.
    vivimos en zona, semi rural..
    Desde 2004 asumí la tarea de compartir yoga..con constancia, compromiso y amor-(una bendición en mi vida y en la de mi familia)..y he pasado por muchos de los obstáculos que mencionan..pero sigo en pie.
    Ahora después de escuchar y leer ésta propuesta,me doy cuenta de lo necesaria que es!
    Actualizarse siempre..y corregirnos,para poder avanzar.
    estaré presente en éstos 7 días..y seguro que en breve
    ya actúe, para formar parte del programa anual,de ésta hermosa comunidad de acompañamiento.
    mi profundo agradecimiento..a los que REA-lizaron, para poder DAR y SER.
    juntos es posible!
    Por una nueva humanidad..
    namasté
    Carolina

    .

    • Jose Antonio Cao

      Namaste Carolina! Bienvenida a nuestro nexo, gracias por tus palabras y por tu presencia. Esperamos estar a la altura de tus necesidades y tus dudas. seguro que entre todos nos ayudaremos mucho mejor.

    • AleGra

      AleGra

      Fijate en nuestro comentario.

  • AleGra

    AleGra

    Hola Carolina: Somos socios fundadores de esta maravillosa idea. Vivimos en Colon, Entre Rios, Argentina. Donde estás tu.?. Podríamos juntarnos y te contagiamos nuestro entusiasmo. Comunicate a ale28gra@gmail.com o en face como Alegracolon. Chau.

  • Silvia Abelairas

    Silvia Abelairas

    Hola Jose Antonio, tan claras tus palabras. Me llegan en un momento en el cual, a pesar de mi edad la vida me da la oportunidad de poder hacer aquello que me hace feliz, aprender y transmitir. He comenzado hace tiempo con prácticas, hoy acabo de hacer un curso en éste año, que continuará el proximo siempre para mejorar. Sin pensarlo ni buscarlo me ofrecieron un espacio, y con el ok de nuestra instructora y el apoyo de mi profesor con quien estoy realizando mis prácticas ya hace un buen tiempo, y seguiré, me he permitido decir que si. Seguramente y ya lo estoy haciendo este grado de responsabilidad que siento por la disciplina y por a quienes las aplicaré, ha hecho que hoy esté realizando este curso online, y dentro de unos días vivenciaré un taller con una profesora Iyengar de BsAs conocida dentro del ambiente del yoga. Agradezco estos tips que son un aporte muy importante para aquellos que deseamos tomar esta práctica y entrega con el respeto que se merece. Formamos una comunidad que debemos cuidar y mantener. Gracias por tu aporte que nos beneficiará a tantos, esperando poder transmitir lo que se nota haces con mucha dedicaciòn y profesionalismo, que ya has adquirido. Un gusto. Seguiremos en contacto. Silvia. Namaste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *